Relación de las cosas de don Fernando García Correa i de sus primuras según Franco Aceves Humana, veedor que ha la gracia de su amistad desde el año del Señor de MCM XCII.

Para Doña María la de Soria.

En mucho tengo la amistad que don Fernando García Correa por merced me profesa, i es grande la estima en que tengo su augusta persona de años ha, i así fui mui honrrado cuando pidió a este servidor escribiese para su muestra de primuras, sin yo merecerlo, i es así que aún sabiendo de la tosquedad de mi prosa uve de aceptar el dicho encargo, i no escribiré de sus primuras sólo, que no puedo ni es mi querer separar su ánima de la obra suya.

Siendo el año del Señor de MMIV uve de hacer unas tarjetas de presentación, por adereçar un cuadro con los dichos destas, i muchas, que no todas, las hiçe de amigos i parciales, i una era de don Fernando, que así reçaba:

PRESICIONES MILIMÉTRICAS GARCÍA

ORDEN Y EXACTITUD DESDE 1991

FERNANDO GARCÍA CORREA

Director General

Es usanza en los feudos de don Fernando tener siempre los pinceles mui limpios, i las otras herramientas bien guardadas en sus lugares que tienen a modo, i es mui barrido i ordenado el taller todo, i es que don Fernando es de alma metódica, i ello nótase en su trabaxo, que tal lo es. Ha mui refinados gustos, tiene en gran acato la pulcritud i es en extremo clavado, i lo es tanto que me hace recordar una estampa de un mui nombrado dibujante que dícese Quino, natural de Río de la Plata, por lo comparar a don Fernando con la persona que sale en la dicha estampa, que ésta observa un hilo que tiene en una mano mientras con la diestra escribe un mui largo discurso, de varios metros, por describir el tal hilillo, i así se me figura de clavado don Fernando, que de donde en apariencia hay poco saca mucho.

I así, es cosa de notarse cómo la belleza que la obra de don Fernando ha es harto respetuosa, i es que no tiene escándalo ninguno i sí mucha discreción i policía, i dello es que permítese dialogar con todo aquello que le rodea, sin avasallar, i así semeja en su carácter a aquellas buenas construcciones que siendo contemporáneas, sin querer semejar aquellas del pasado, están insertadas en centros históricos sin sojuzgar i señorearlo todo, i pienso que eso, en nossos tiempos, es de dar gracias i grandes alabanzas al Creador.

En tiempos de gentilidad pensábase que los artistas avían de la fortuna su talento, i queste llegaba por ventura, i hoy es visto que no es así, que es usanza que pónganse reglas los artistas por llevar a buen término sus trabaxos, i de ahí que tengan en mucho el proceso i el método que han para facer sus primuras, i es menester que los artistas acaten siempre las dichas reglas i límites que impónense por aver eficiencia, que sin el acato debido a las reglas perderíanse en la nada, i sería grandísima pendexada puesto que sólo nuestro Señor todo lo abarca. Don Fernando ha especial cuidado desto, i siempre cumple las ordenanzas que por voluntad i rigor se pone, i son éstas siempre claras i simples, que semejan ser harto severas por la parquedad de los elementos que permítese de disponer.

Es de notarse cómo es la línea uno de los más simples recursos que el hombre ha, i dello es que los infantes, que por su corta edad no han uso de raçón, pintan sólo rayas, i luego hasta que son moçuelos ponen formas a éstas, i es por su natural parquedad que don Fernando de años ha que limita su lenguaje al uso de las tales líneas o rayas, i es visto que no ha menester de más, que las ha usado de mil hechuras: rectas, i sinuosas, i curvas, i temblorosas como de anciano, también delgadas i gruesas, i grises, negras o de colores, i puestas sobre pared, papel, tela, madera, o poliéster, sobre blanco o sobre infinitos colores, en mui diversos tamaños, que van del que llaman monumental al que dícese de bolsillo. Pero para estos oxos pecadores cada pieza es un troço o parte de una obra que no tiene fin, i es que semeja una secuencia o proceso que, por Gracia de nuestro Salvador, don Fernando va conociendo en su profundidad, por las hallar unas variantes, questas forman series, i así cada serie rígese por sus particulares normas, a más de aquellas generales que rigen en todo el trabaxo, que ahora en esta serie que nómbrase Azúcar sobre papel don Fernando sólo sírvese del blanco i del negro por se limitar.

Es esta serie más nueva adereçada de infinitas rayas, las más dellas blancas, i es como desde tiempos atrás toda hecha con mui austeros elementos, i hay en ella tales cruces de líneas que fórmanse volúmenes, tanto claros como obscuros, de mui diversas densidades, i unos como ríos o caminos de mapas, que eso semejan a mi entender, que para otros recordará alguna otra cosa, o nada, que no es intención de don Fernando lo poner exemplo o referencia de las figuras de la Creación.

Es por su natural exquisitez que don Fernando no se ha bastado del negro como color de fondo, i es que son varios los negros puestos, que unos podrían nombrarse grises porque son los papeles pintados en diversos tonos, i después dibujados con las rayas, i éstas tampoco son de un blanco puro, que por ser transparente el color unas veces deja ver del negro del fondo i así fórmanse unos grises mui claros, i donde más se montan las dichas rayas más puro es el blanco, i así son las sutilezas de las líneas que usa don Fernando, que las hay rectas i las hay que semejan ser rectas sin serlo, i tramas con patrones que lucen como azarosos, i otros harto precisos, i muchas o pocas capas que ilusionan con profundidad, que es cosa mui de verse.

Es de mucha fortuna para mí, aver conocimiento de la persona de don Fernando, que dello sé de cierto i puedo xurar que trabaxa en correspondencia con su ánima, que sólo así han de hacerse las cosas todas, que de otra forma serían embustes.

Que el Señor le conserve la clavadez a don Fernando García Correa por muchos años.